SI SOMOS LO QUE COMEMOS. ¿SOMOS LO QUE BEBEMOS? ¿ Y QUE BEBEMOS?.

SEGUNDA PARTE

A continuación, expondré algunos de los sistemas de filtrado que podemos poner en casa, como son los descalcificadores, la ósmosis, o las destiladoras.

Descalcificador  

Muchos aparatos que quitan al agua todas sus impurezas, desde aparatos exclusivos para quitar la cal del agua, esto es bueno para las cañerías, los aparatos eléctricos que utilizan agua (lavadora, lavavajillas,  calentadores de agua…), pero el agua resultante no es muy buena para el consumo humano ni para regar las plantas, ya que este sistema de utiliza un método para limpiar los filtros mediante sal. El proceso de limpieza del descacificador, implica un consumo de agua que tras la auto limpieza del aparato, tira al desagüe algunos litros de agua mezclados con esta sal, una salmuera que en muchas comunidades están prohibiendo por ser altamente contaminantes; sobre todo en muchas empresas e industrias que los utilizan para alargar la vida de sus aparatos.

Existen varios tipos de descalcificadores, expongo dos: los que se conocen como volumétricos y los conométricos. La diferencia reside en cuando hacen la regeneración los aparatos. Los primeros dependiendo del volumen de agua tratada y l,os segundos, dependiendo de la tiempo transcurrido. En mi opinión, es mejor instalar un descalcificador volumétrico, ya que cuando uno se va de vacaciones o a penas esta en casa, si no gastas agua, no se hace la regeneración. Por el contrario, los conométricos gastes más o menos agua, la regeneración se lleva a cabo en el periodo de tiempo que se programe.

Este aparato, requiere de un seguimiento, un mantenimiento, y un continuo gasto en sal, para que el solo haga su auto regeneración.

En algunos países, están prohibiendo los descalcificadores industriales, ya que generan una gran cantidad de residuos, el agua que emplean para hacer su auto-regeneración acaba siendo una salmuera altamente contaminante; y dependiendo donde terminen estas aguas, en ocasiones, van directamente a un río.

 

Ósmosisbeneficios-de-tomar-agua-vaso_de_Agua

¿Son iguales todos los aparatos o sistemas de ósmosis ?
No. En el mercado existe una amplia gama de productos para purificar el agua.
Las diferencias principales entre ellos varían según dos parámetros:
La calidad del material fabricado.
El tipo y el número de etapas de purificación.
Como resultado de estos dos factores obtendremos una calidad de agua que varía en su nivel de purificación, entendiendo la purificación como la cantidad de eliminación adecuada de todas aquellas sustancias o elementos del agua que puedan ser nocivas para la salud.
Lo mejor es siempre apostar por un buen material de fabricación (evitar, salvo excepciones que garanticen una calidad adecuada, material de China, Taiwán, Corea o que no estén homologados ni tengan el registro de sanidad y NSF); que tengan mínimo 5 etapas de purificación y que la membrana funcione con sistema de autolavado (evitará que, con el tiempo, se depositen microorganismos).
Rechazo o consumo de agua para producir un litro de agua pura: Siempre que nos planteemos como elegir un buen aparato de ósmosis inversa hemos de valorar cuanta agua desperdiciaremos para “fabricar” un litro de agua filtrada. Eso dependerá básicamente de:
La calidad del equipo: A mayor calidad de la membrana osmótica mejor es la filtración y menor el rechazo o cantidad de agua no aprovechable.
La presión de agua que trabaje: La presión óptima de agua para la membrana osmótica es de 4 a 6 bares. Si la membrana osmótica trabaja a baja presión el rechazo aumentará porque al haber menos fuerza en el agua ésta no puede filtrarse en la membrana y se pierde en el desagüe. Esto se puede solucionar acoplando una bomba de agua a la entrada de la membrana.
Del residuo seco presente en el agua a tratar: Cuanto mayor cantidad hay, mas trabajo de eliminación tiene la membrana y más agua necesita para evacuarlos. Así, pues, si el agua que tenemos es de mejor calidad nuestro aparato de ósmosis eliminará menos.
En general el rechazo  de agua es necesaria para filtrar o disponer de un litro de agua osmotizada puede variar normalmente entre 2 y 20 litros o incluso más. La mejor manera para saber que el consumo es bajo es comprobando en las especificaciones de fabricación que el equipo es ecológico.
Cantidad de agua disponible: Otro parámetro que nos ayudará saber como elegir un buen aparato de oósmosisinversa será ver la capacidad de agua disponible que nos ofrezca. Es muy importante que se ajuste a nuestra necesidad real.
Esa cantidad dependerá, evidentemente, de la capacidad del depósito y del tiempo de llenado. Lo más habitual es disponer de una capacidad de 3 a 10 litros aunque mejor que no sea no más sino el equipo ocupará mucho espacio.
El deposito se llena cada vez que sacamos agua sea cual sea la cantidad.
El tiempo de llenado varía según la presión del agua con la que se trabaje: a mayor presión menor es el tiempo, pero suele ser de unos 10min por litro aproximadamente. También existen sistemas sin depósito que van con flujo directo pero desperdician mucha mas agua, el mantenimiento es muy caro y suelen dar muchas averías.
Filtros y mantenimiento: El mantenimiento para la mayoría de equipos suele ser anual (independientemente de la calidad del aparato) porque se trata mas bien de una capacidad de almacenamiento de residuos.
Válvulas: Solo dan problemas con el tiempo si el agua a tratar es de muy mala calidad
Garantía: Es importantísimo que como mínimo, tenga dos años.
Servicio técnico: Nuestro último consejo es que si estáis estudiando como elegir un buen aparato de ósmosis inversa siempre tengáis en cuenta la disponibilidad o no del fabricante de un buen servicio técnico que  solucione cualquier posible avería o duda.

Si tenemos la posibilidad, también podemos emplear el agua de rechazo para utilizarla en el baño, para llenar las cisternas, para ducharnos…. esto requiere que conectemos el desagüe del aparato a un deposito y que con una buena instalación la podamos reutilizar.

Destiladoras de aguadestilacion de agua

Toda la vida nos han dicho que el agua destilada no es apta para el consumo humano. Pues bien , claro que la que se vende para planchas, maquinas de limpieza con vapor y demás aguas industriales no lo son. Pero si uno se detiene e investiga, acaba dandose cuanta que en el mercado hay aguas destiladas aptas para el consumo humano. De hecho, los cubitos de hielo se fabrican con agua destilada, muchas comidas preparadas, potitos…

 ¿es peligroso beber agua destilada?: porque puede causar daños a tu organismo o incluso matarte. Existen diversas versiones con información adicional sobre la razón, y gravedades varias del peligro:

  • … porque tus células pueden absorber agua hasta reventar.
  • … porque es muy ácida debido al dióxido de carbono que se disuelve en ella desde el aire.
  • … porque no te proporciona las sales minerales que tu cuerpo necesita.

Sin embargo, los terribles peligros del agua destilada no tienen ningún sentido. ¿El agua destilada puede matarte? lo dudo.

El agua destilada es H2O, sin nada más. La diferencia con el agua que solemos beber normalmente, por supuesto, es que la segunda tiene cosas disueltas: sales minerales (sobre todo cloruro de sodio, es decir, sal común), cloro (en el agua de la mayoría de los grifos), sales de flúor (en los lugares en los que se fluoriza), etc.

Cuando se ponen en contacto dos disoluciones a través de una membrana permeable al agua, el agua puede pasar de uno a otro lado de la pared por un proceso denominado ósmosis . Por ejemplo, si a un lado de la membrana hay agua con una gran concentración de sales, pero al otro hay agua con una pequeña concentración, el agua tiende a pasar a través de la membrana para tratar de igualar las concentraciones, del lado con menor concentración al de mayor concentración.

Nuestros fluidos corporales tienen una determinada concentración de sales minerales, y una disolución de esa misma concentración se denomina isotónica. Si la disolución tiene mayor concentración, se llama hipertónica y, si tiene menos, hipotónica. De modo que una disolución isotónica, en contacto con otra hipotónica a través de una membrana permeable al agua pero no a las sales minerales, hará que el agua pase del lado “hipotónico” al “isotónico” para igualar las concentraciones.

Bueno, uno de los supuestos peligros del agua destilada es que es una disolución muy hipotónica, ya que no tiene sales disueltas, mientras que nuestros fluidos corporales sí. De modo que nuestras células pueden empezar a absorber agua de la disolución hipotónica para tratar de igualar la concentración hasta que, al final, se llenan tanto de agua que revientan y puedes morir.

De hecho, la “explicación” que suele darse (que es bastante intuitiva pero totalmente engañosa) es la siguiente: en un extremo está el agua destilada, sin nada de sal, y en el otro el agua de mar, con mucha sal. Si pones en contacto tus células con agua de mar, muy hipertónica, las células pierden agua y se “secan”. Si las pones en contacto con agua destilada, muy hipotónica, las células ganan agua y se “hinchan”. Ambos efectos son peligrosos. Lo ideal, dicen entonces, es beber agua “normal”, en el medio de ambos extremos, que tiene la cantidad adecuada de sales.

Y ahí está la clave de la cuestión: ¿Cuál es la concentración de sales del agua “normal”? ¿Está realmente en algún punto medio en el rango de concentraciones posibles del agua? ¿Cómo de hipotónica es cada una de ellas comparadas con nuestro organismo? ¿Cómo son de diferentes el agua destilada y el agua “normal”?

Bien, la concentración de sales en nuestro interior es bastante grande: no tan grande como la del agua de mar (que es de unos 33 gramos por litro), pero somos relativamente “salados”: más o menos unos 9 gramos por cada litro. Efectivamente, el agua de mar es una disolución hipertónica (tiene 24 gramos más de sales por cada litro que el plasma sanguíneo). El agua destilada es una disolución muy hipotónica, pues su concentración ideal es de 0 gramos por litro, es decir, tenemos 9 gramos por litro más de concentración. Hasta aquí, todo correcto.

Pero es que el agua que bebemos también es una disolución extremadamente hipotónica. Por ejemplo, un agua mineral de mineralización muy débil, como Bezoya , tiene una concentración máxima de sales de 50 miligramos por cada litro. Sí,  0,05 gramos por cada litro de agua.

Dicho de otra manera, el agua destilada tiene un defecto de concentración respecto a nuestro organismo de 9 gramos/litro. El agua Bezoya tiene un defecto de concentración de 8,95 gramos/litro.Las personas que beben Bezoya deberían caer fulminadas como pájaros, sus células reventando como ciruelas maduras según le pegan un buen trago a la botella. Sin embargo, esto no pasa. Nuestro cuerpo no es tan vulnerable: casi cualquier líquido que bebemos es muy hipotónico, y si eso fuera suficiente para matarnos, estaríamos todos muertos.

Pero incluso para aguas con más mineralización, la concentración sigue siendo muy pequeña comparada con la de nuestro cuerpo: un agua del grifo con más de 1 gramo por litro suele saber a rayos y centellas (especialmente si contiene mucho calcio). Una gran cantidad de aguas minerales del mercado tiene menos de 0,5 gramos por cada litro de agua: un defecto de 8,5 gramos/litro respecto a una concentración isotónica, frente al defecto de 9 gramos/litro del agua destilada.

Aquí está una de las dos claves : El agua que bebemos no es destilada pero, comparada con el interior de nuestro organismo, es casi destilada. La diferencia no es, ni de lejos, tan grande como los argumentos sobre los peligros del agua destilada quieren hacer parecer.

La segunda clave de la Falacia, por supuesto, es que nuestras células no se ponen en contacto directo con agua destilada. El agua entra en nuestro torrente sanguíneo tras pasar por el aparato digestivo y ser absorbida por las paredes del estómago y el intestino, y se mezcla con la sangre que tiene unos 9 gramos/litro de sales disueltas. De manera que tus células no van a “reventar” por beber agua destilada.

Pero, ¿y si sigues bebiendo más y más agua destilada sin ingerir ninguna otra cosa? ¿No llegará un momento en el que tu sangre vaya disminuyendo su concentración tanto que sea peligroso?

Desde luego, lo mismo que si bebes demasiada agua normal y corriente sin ingerir nada más. Beber un líquido con 0 gramos/litro diluye los 9 gramos/litro de la sangre…pero beber algo con 0,05 gramos/litro hace un efecto prácticamente igual. Sí, si sudas mucho (con lo que pierdes sales minerales) y sólo bebes agua destilada y nada más, no es que sea la opción más inteligente… es igual de poco inteligente que beber agua del grifo y nada más, y la diferencia es minúscula.

 

 

 ¿Y después de estos tratamientos que?…

Tras conocer cada uno de los procesos de tratamientos del agua, somos libres de decidir por nosotros mismos cual es el agua que queremos consumir, mediante que medios queremos obtenerla . Siempre desde una forma respetuosa con uno mismo, siendo acorde lo que decimos, pensamos y hacemos, siendo coherentes con nosotros mismos, nuestro estilo de vida. Esta claro que a cada persona le convence o gusta más una u otra cosa, de ahí el derecho a la elección libre y voluntaria. Cada uno es responsable de si mismo y de sus actos.

Bueno, tras haber expuesto los diferentes métodos, que hasta el momento conozco para conseguir modificar el agua que consumimos, me invade una duda: ¿que pasa con ese agua que se obtiene?, mi respuesta es clara, se obtiene un agua que será de mayor o menor calidad, dependiendo del proceso, pero es un agua “muerta”. Se que os preguntareis que ¿Qué es un agua muerta?, pues bien es un agua sin vida. Hace ya algún tiempo, cuando empece a adentrarme en este apasionante mundo del agua, no podría haber imaginado lo que me depararían estas investigaciones. jamas habría imaginado que el agua es algo mas que lo que vemos, sentimos y tocamos. El agua es un elemento vivo, si, cuando corre por las montañas, las laderas de los ríos, el agua que nace de un manantial, las corrientes subterráneas… son aguas viva; tiene fuerza y otro mensaje muy distinto al agua que embotellamos o tratamos.

Ahora expondré una serie de técnicas o aparatos adicionales a estos tratamientos de “purificación” del agua:

  • Aparatos que añaden ozono
  • Aparatos que añaden hidógeno: hacen agua hidrogenada y agua oxigenada.
  • Aparatos que revitalizan el agua-revitalizadores
  • Aparatos que mineralizan el agua
  • Agua alcalina
  • Agua dialítica
  • Aparatos que desalan el agua del mar
  • …………

Hay tantísima variedad de aparatos que podemos encontrar en el mercado para devolverle al agua su vitalidad, su ph alcalino para ser asimilable por nuestras células. Tantísima información como para acabar uno loco. Todo se compra y se vende. Cada cual te dirá que el suyo es el mejor, que es el más completo… pero¿ que podemos hacer?, pues yo siempre me baso en fiarme de quien conozco y en la propia experimentación.

Todos te venden lo mejor, la mejor maquina de ósmosis, la mejor destiladora, pero nadie se preocupa que el agua que se obtiene en estos procesos es ácida para el organismo.

masaru_emoto_imagen1

 

cristales agua 1

 

 

 

 

 

 

 

 

No quiero extender mucho estas lineas, ahora os voy a hablar de un gran hombre, el Dr. Masaru Emoto, un visionario investigador de Japón. A través de experimentos repetibles él demostró que los pensamientos humanos y las emociones pueden alterar la estructura molecular del agua. Ahora, por primera vez, hay evidencia física de que el poder de nuestros pensamientos pueden cambiar el mundo dentro y alrededor nuestro. Si todavía lo dudas, la vista de estas fotografías te ayudará a replanteártelo.  Después de mucha experimentación, el Dr. Emoto descubrió que la más poderosa combinación de pensamientos en términos de capacidad de transformación fueron los de “Amor y Gratitud”.

Algunas veces, cuando no podemos ver el resultado inmediato de nuestras  afirmaciones, pensamos que estas han fracasado. Pero, tal como podemos aprender de las asombrosas fotografías de Masaru Emoto, aquellos pensamientos de fracaso en sí mismos quedan también representados en los objetos físicos a nuestro alrededor. Cuando amamos nuestros propios cuerpos, ellos responden. Cuando enviamos nuestro amor (nos sentimos unidos) a la Tierra, ella responde. Nuestro propio cuerpo está compuesto en un 70 por ciento de agua. Y la superficie de la tierra es también un 70 por ciento de agua. Hemos visto anteriormente la prueba de que el agua, lejos de estar inanimada, está realmente viva y responde a nuestros pensamientos y emociones. Quizá, habiendo visto esto, podamos comenzar a entender realmente el imponente poder que poseemos al elegir nuestros pensamientos e intenciones, para sanarnos a nosotros mismos, así como a nuestro medio ambiente. Pero esto solo será posible si creemos.

 

Tras estas lineas, una pequeña reflexión, el agua en el planeta Tierra sigue siendo la misma que hace millones de años, se condensa, se evapora, se congela, se deshace… es un bien de todos y por lo que deberíamos preocuparnos de cuidarlo. Siempre nos dicen que hay poca agua dulce, que el agua se termina…. pero por que nadie se plantea que hay millones y millones de litros de agua salada, que podrían ser empleados para usos domésticos en vez de gastarse lo indecible en desalarla, el agua del mar podría emplearse para ducharnos, evitando muchos problemas de piel, el agua del mar podría emplearse para llenar cisternas, y no tirar así unos 7 litros de agua potable cada vez que tiramos de la cadena. Tantas son las alternativas que podríamos emplear, hay millones de personas que viven en la zona de la costa, y nadie se plantea el uso del agua del mar,; las industrias gastan a diario millones de litros de agua potable para todo tipo de tratamientos de productos, desde imprentas, fábricas de botellas…. y a los consumidores son a los que nos meten el miedo de que el agua potable se termina;esta es una pequeña reflexión que venimos haciéndonos algunas personas de un tiempo a esta parte.

Con toda la información necesaria, cada uno es libre de decidir por si missmo lo que mas le interese, o en lo que realmente crea que es lo adecuado.

Bebas el agua que bebas, tratarla con cariño, ya que todos tus pensamientos se los trasmites, si quieres, puedes ponerle una etiqueta a la botella de agua que bebes, con una palabra como amor, armonía…. la vibración del agua cambia y la información que trasmites a tus células también. Al igual que nuestros malos pensamientos, nuestra negatividad….

agua

El siguiente texto, hablara sobre el agua de mar, ¿se puede beber?.

*Los textos aquí expuestos, son de carácter informativo, cada uno debe hacer el uso que vea conveniente de dicha información, para cualquier duda o consulta sobre cada caso en particular, consulta con un especialista, el cual valorará su situación de salud en conjunto

Imágenes: internet

Texto: redactado y editado por Natalia Car Pe bajo sus mis experiencias e investigaciones.

natacarpe@biotremol.org

Publicado en Blog.

Deja un comentario