A MAL TIEMPO, BUENA CARA. SEGUNDA PARTE

 

EQUINACEA/ ECHINACEA

Ingerir-equinácea

La equinácea es una planta que posee un aspecto similar al de la margarita, pero su flor es bastante más grande y su tallo es rugoso, con ciertas espinas. Es muy conocida y utilizada en medicina por sus propiedades curativas y beneficiosas para el organismo humano. a continuación, te explicamos cuáles son las propiedades de la equinácea para que puedas beneficiarte de esta planta y mejorar tu salud de una forma natural.

La equinácea es rica en diversos componentes, tanto en la raíz como en las hojas o las flores.

En las hojas destacan el ácido salicílico, el cafeico, el p-cumárico y el siríngico. Las hojas también contienen mucílagos.

En las flores podemos encontrar alcoholes como el faradiol, arnidiol, beta-sitosterol y taraxasterol.

En la raíz se pueden encontrar alcaloides como la betaína, aminoácidos como la asparagina, así como almidón, pectina, fibra, taninos, lecitina, vitaminas del grupo B, vitamina C o beta-carotenos y minerales como el calcio, el hierro, el magnesio o el sodio.

Su aceite esencial es rico en timol.

Las distintas especies de equinácea, originarias de América del Norte, fueron extensamente utilizadas por las tribus indígenas, sobre todo aplicadas a las heridas causadas por flecha y a las mordeduras de serpiente.

Los primeros colonos observaron y siguieron el ejemplo de los indígenas incluyendo la equinácea entre los remedios herbales y entrando a formar parte de la farmacopea occidental, a la par que iban creciendo sus aplicaciones medicinales. Buena parte de su fama se le atribuyó por su supuesta eficacia ante enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis o la gonorrea.

La equinácea se utilizó mucho debido a sus propiedades como desinfectante bactericida, sin embargo, con la aparición de los antibióticos, su uso fue decreciendo notablemente. Una tendencia que en los últimos tiempos se ha ido modificando, en parte, debido a la resistencia que muestran ciertas bacterias a los antibióticos.

 

BENEFICIOS DE LA EQUINACEA

La echinacea es sobre todo reconocida por estimular el sistema inmunológico, ayudar a evitar el resfriado común, y como remedio eficaz contra la gripe. A diferencia de los antibióticos que están diseñados para matar todas las bacterias, la equinácea ayuda a nuestro propio sistema inmune preparándonos para lucha contra las bacterias y virus, disminuyendo los síntomas y el tiempo de recuperación en la convalecencia.

La equinácea fue el principal remedio uno para los resfriados y las gripes en los Estados Unidos hasta que fue desplazada por los antibióticos. Irónicamente los antibióticos no son efectivos para los resfriados, mientras la equinácea parece dar una solución contundente.

La equinácea permanece como el remedio principal para las infecciones respiratorias en Alemania, donde más de 1.3 millones de recetas son expedidas cada año.

En Estados Unidos se cree que la venta de productos que surgen de esta planta representa aproximadamente el 10% del mercado de suplementos dietéticos.

Actualmente hay productos que contienen Equinácea en cápsulas con polvo de la planta, raíces disecadas para hacer infusiones y también tintura (preparación a base de alcohol). Algunas personas toman el jugo de plantas frescas.

Destaca su capacidad para reforzar el sistema inmunológico y generar mayor resistencia frente a diferentes agentes externos como virus, bacterias y sustancias tóxicas. También  su acción antiséptica y antinflamatoria, gracias a la inhibición de una enzima llamada hialuronidasa.

La mejor evidencia científica sobre esta planta es su capacidad para ayudar de manera más rápida en la recuperación de resfriados y catarros, además de prevenirlos. Un estudio realizado para evaluar la eficacia de la Equinácea encontró que la probabilidad de contraer un resfrío fue del 55% mayor con un placebo que con la Equinácea.

Un grupo de investigadores dirigidos por Craig Coleman, de la Facultad de Medicina del hospital Hartford en Connecticut, Estados Unidos, realizó un nuevo estudio que se publicó en “The Lancet Infectious Deseases” donde se concluyó que la Equinácea podría reducir en un 58% el índice de probabilidades de sufrir un resfrío común y acorta en un día y medio la duración de los síntomas.

Es evidente que aún se necesitan más investigaciones para poder obtener una conclusión definitiva sobre el uso de esta planta como tratamiento para el resfrío, además de determinar los efectos secundarios que podría ocasionar.

equimacea y raiz

Como ya hemos mencionado, algunos de sus beneficios son:

  1. Es considerada como un antibiótico natural, por su capacidad de estimular el sistema inmunitario gracias a su composición en equinacina, ácido cafeico y el ácido chicórico. Gracias a ellos, protege al organismo de virus y bacterias.

  2. Ayuda a combatir los resfriados, incluso los previene . Su consumo diaria ayuda a terminar con los síntomas de gripes y resfriados haciendo posible que  no se desarrollen hasta su fase final y el cuerpo no lo sufra.

  3. Para todas las personas que tienen problemas crónicos de garganta, la equinácea ayuda a combatirlos. Además, alivia la sensación de picor y escozor. Igualmente, para problemas de faringitis y para mejorar el estado de las amígdalas cuando se encuentran inflamadas.

  4. La equinácea es muy recomendable para tratar problemas de bronquitis y de inflamación por el sistema respiratorio. Al reforzar todo el sistema inmunológico, evita este tipo de enfermedades y en los casos en los que se desarrollan, las acortan.

  5. También es usada para tratar problemas en la piel como los herpes. Estos suelen aparecer en los organismos con las defensas bajas, pero las equináceas mantienen reforzadas las defensas y por tanto, ayudan a evitar este tipo de apariciones. Además, su toma diaria ayuda a cicatrizar las posibles heridas de forma higiénica y rápida.

  6. Al aumentar las defensas con la toma de equináceas, es una gran aliada para combatir la otitis y otras infecciones similares que puedan aparecer en el oído.

  7. Además, muy aconsejable la equinácea para mantener saludable todo el aparato urinario. La cistitis o la uretritis son posibles de evitar gracias a la toma de equinácea diaria.
  8. La equinácea se utiliza a menudo para combatir las infecciones del tracto respiratorio superior, más concretamente para el resfriado común. Aunque algunas personas lo emplean de modo preventivo. Donde sí se muestra eficaz es en combatir los síntomas del resfriado.
  9. Otras infecciones donde también es común el uso de la equinácea son la influenza, el herpes genital, enfermedades de las encías, el tifus, la malaria, la difteria, infecciones de levadura vaginales, del tracto urinario o del torrente sanguíneo.
  10. También la equinácea ha encontrado su lugar en otras afecciones como el síndrome de fatiga crónica, dolores de cabeza, reumatismo o incluso el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

 

FORMAS DE CONSUMIRLA

Aunque la equinácea puede tomarse dejando secar la planta, por comodidad se suelen tomar suplementos que contienen equinácea, tanto en forma de tabletas, comprimidos, cápsulas o tintura. En cualquier caso hay que atender a las indicaciones del prospecto.

Las dosis que suelen emplearse, por ejemplo en afecciones comunes como el resfriado, el dolor de garganta o la bronquitis, son de 1.000mg al día repartidas en 5 tomas hasta que desaparezcan los síntomas. En todo caso no es aconsejable su utilización en periodos excesivamente prolongados.

La equinácea cuenta con diversas presentaciones pues se trata de una plata que puede ser aprovechada casi en su totalidad. La dosis e ingesta de la misma dependerá del tipo de presentación que elijamos y del padecimiento, en este caso la recomendación es para tratar resfriados e infecciones vaginales por hongos.

La equinácea en cápsulas es de las más comunes, en este caso se recomienda ingerir tres cápsulas de 100 mg diarias mientras los síntomas de resfrío e infección persistan. Es importante leer siempre las instrucciones del empaque, ya que la dosis puede variar dependiendo de los miligramos que contengan las cápsulas.

Paso 2 de 5 - <p>La <strong>infusi&oacute;n de equin&aacute;cea</strong> tambi&eacute;n es un presentaci&oacute;n com&uacute;n de esta planta medicinal. En este caso se recomienda tomar 5 tazas con la aparici&oacute;n de los primeros s&iacute;ntomas de resfriado e ir reduciendo una taza al d&iacute;a hasta alcanzar los 5 d&iacute;as de tratamiento. Si los s&iacute;ntomas no remiten se recomienda consultar a un m&eacute;dico. </p>

La infusión de equinácea también es un presentación común de esta planta medicinal. En este caso se recomienda tomar 5 tazas con la aparición de los primeros síntomas de resfriado e ir reduciendo una taza al día hasta alcanzar los 5 días de tratamiento. Si los síntomas no remiten se recomienda consultar a un médico.

Si optas por la equinácea en gotas deberás ingerir 20-30 gotas del producto cada dos horas el primer día en el que aparecen los síntomas. Luego se recomienda tomar 30 gotas tres veces diarias por un máximo de 10 días.

PRECAUCIONES

A pesar de ser un producto natural, la equinácea también cuenta con contra indicaciones, por lo que no se recomienda consumirla en estos casos:

  • Embarazo y lactancia
  • Si padeces de lupus, esclerosis múltiple o artritis reumatoide, ya que la planta podría empeorar los síntomas de estas condiciones.
  • Si cuentas con algún trastorno del sistema inmunológico.
  • Tampoco es recomendable tomar equinácea si se consumen bebidas con cafeína o medicamentos inmunosupresores.
  • Utilizada a corto plazo, la equinácea resulta segura en la gran mayoría de las personas. En cuanto a largo plazo no se dispone de la información suficiente. En este sentido hay que decir que se han reportado algunos casos en los que han aparecido efectos secundarios indeseables como náuseas, vómitos, diarrea, dolor de garganta, dolor de cabeza, mareos, insomnio o dolores articulares o musculares.
  • Para los niños también parece segura, siempre y cuando no se utilice por más de 10 días. Al parecer, en algunos casos se han desarrollado erupciones cutáneas.
  • Aunque se carece de la información suficiente al respecto, se desaconseja su uso durante el embarazo y la lactancia. Tampoco se recomienda la utilización en los casos de trastornos autoinmunes como el lupus, la esclerosis múltiple, la tuberculosis o la artritis reumatoide, ya que la equinácea parece tener efectos sobre el sistema inmunológico que podrían empeorar estas enfermedades.
  • Conviene consultar con el especialista si se están tomando ciertos medicamentos, ya que la interacción de los mismos con la equinácea puede resultar contraproducente.

En cualquier caso, siempre se  debe contar con el asesoramiento de un especialista, que valore las necesidades y condiciones de cada caso en particular.

 

 

*Puedes combinar la equinácea con propóleo, polen, vitamina C,  … actualmente, hay muchos preparados que los combinan varios . También, puedes tomarse las gotas con zumo de limón, de naranja, de pomelo, rico en vitamina C

*Otra manera de ayudar a nuestras defensas y a hidratar nuestras células de manera correcta, es tomar agua de mar isotónica (tema que trataremos la semana que viene)

 

Imágenes: internet

Texto: diversas fuentes, resumido y editado por Natalia Car Pe

 

polisacáridos.

Publicado en Blog.

Deja un comentario